Sembrar berenjenas – Guía para un cultivo, cuidados y cosecha exitosa

La berenjena, cuyo nombre científico es Solanum Melongena, es una planta originaria de la India, donde ha sido cultivada desde hace miles de años atrás. El fruto es la única parte comestible de la planta, ya que sus hojas y flores poseen alcaloides muy tóxicos como la solanina. La berenjena proporciona una gran variedad de nutrientes beneficiosos para la salud. En este artículo conocerás cómo sembrar berenjena.

Propiedades del cultivo de berenjena

Existen un gran número de especies de cultivo de berenjena, e incluso se conoce plantas que pueden llegar a medir desde los 40 cm hasta los 2 m de altura, cada especie también se diferencia por los frutos ya que tienen diferentes tamaños, formas y colores, siendo la más cultivada la de color púrpura-negro.

Llega a ser común que la gente se pregunte acerca del proceso realizado para sembrar berenjenas. Si bien el proceso no es complicado, las berenjenas llegan a requerir de ciertas condiciones concretas para crecer adecuadamente. Además, al pertenecer a las solanáceas, al igual que con el tomate, la papa y el pimiento, llega a requerir de grandes cantidades de agua y nutrientes.

¿Sabías que? Las variedades de berenjenas que tienen forma globosa o esféricas son indicadas para ser cocinadas a fuego, mientras que las variedades alargadas se utilizan para rellenar.

 

Que tener en cuenta para su cultivo

Clima 

La berenjena es una planta tropical, razón por la cual necesita de temperaturas superiores a los 21 ° C para poder desarrollarse bien. En climas cálidos se puede cultivar durante todo el año. En regiones donde el invierno se caracteriza por tener bajas temperaturas, se puede cultivar en los meses más cálidos del año.

También se puede utilizar invernaderos en regiones donde la temperatura desciende por debajo de los 18 ° C durante el período de cultivo.

Es importante tener precaución con las lluvias durante el período de floración ya que puede poner en peligro la polinización y afectar la productividad.

Los climas muy húmedos también pueden afectarlas, provocándola caída de las flores, lo que conlleva a una menor producción de frutos.

 

Terreno

Prefiere suelos sueltos, laboreados en profundidad y bien drenados, con buena presencia de materia orgánica.

El acolchado puede ser de mucha ayuda en el cultivo de la berenjena debido a que ayuda a regular la humedad y temperatura.

 

Maceta

Si se va a realizar un cultivo en macetas o recipientes llega a ser recomendado una maceta de 30 litros de capacidad. También debes cerciorarte de que cuente con un buen drenaje.

 

Riego del cultivo

Se debe regar con frecuencia para mantener el suelo húmedo, pero sin que este se encharque.

La berenjena es una planta que soporta bien las temperaturas elevadas, pero cuando vive en una humedad adecuada.

Si el terreno de tu huerto tiende a inundarse, llega a ser necesario que crees algunas pendientes para que el agua pueda escurrir hacia los lados.

 

Forma de siembra

Un paso importante a tener en cuenta sobre cómo sembrar berenjena es que se debe dejar las semillas en agua durante un día para facilitar su germinación.

Las semillas se pueden sembrar directamente en la superficie del suelo, para posteriormente cubrirla con una ligera capa de tierra.

También se puede utilizar semilleros, solo debes tener en cuenta que el trasplante de las plántulas se realiza cuando mide de 8 a 10 cm. El proceso de germinación de la semilla se produce en una a dos semanas.

La separación entre plantas varía según el tamaño de la variedad y el clima de la región (mientras más cálido más será el espacio utilizado, por otro lado, será menor en climas agradables). El espaciado generalmente vario desde los 60 cm hasta 1 metro entre cada surco de siembra y 50 cm a 1 m entre cada planta.

 

Cuidados del cultivo de berenjenas

Tutorado

Dependiendo del cultivo y del tamaño de las frutas, la berenjena puede necesitar tutoramiento para que sus ramas no se caigan. Las plantas se pueden atar con cuidado a postes verticales u otros soportes que puedas utilizar.

Sin ningún soporte puede que las berenjenas no crezcan lo suficiente y produzca pocos frutos. El tutorado es imprescindible si quieres evitar que los tallos se rompan debido al peso de los frutos. Este proceso también mejora las condiciones de luminosidad y ventilación.

Sembrar berenjenas

La poda

La poda de formación consiste en permitir la formación de 2 a 4 brazos para mejorar la aireación, misma que se inicia al mes de crecimiento de la planta.

La otra poda consiste en eliminar aquellas hojas y nuevos tallos que nacerán por debajo de los brazos elegidos para que se desarrollen. Finalmente, es recomendable quitarle los chupones que nacen entre el tallo y las hojas para evitar que produzcan berenjenas más chicas. La poda se debe realizar durante días que no exista peligro de lluvias.

Durante todo el cultivo de la berenjena es importante quitar aquellas hojas viejas y enfermas. La eliminación de aquellos frutos que no se han desarrollado adecuadamente o sufren de plagas y enfermedades también es importante para evitar que afecte a toda tu planta.

 

Plagas y enfermedades de la berenjena

Las solanáceas son principalmente afectadas por hongos como el mildiu u oídio. Algunas de las plagas que también pueden afectar a esta planta son el pulgón, escarabajo de la patata, trips, oruga, araña roja, entre otros.

  • Escarabajo de la Patata: La oruga que devora las hojas. Se puede combatir eliminándolas manualmente los adultos y huevos, y aplicar un Bacillus.
  • Mosca blanca: Se puede prevenir pulverizando el envés de las hojas con un jabón potásico al 1% mezclado con agua de lluvia o destilada.
  • Trips: Insectos voladores que producen manchas blancas y puntos negros en las hojas. Se puede combatir con extracto de neem y jabón potásico.
  • Oídio: Se puede prevenir mediante el uso de un sistema de riego por goteo y la aplicación de cola de caballo. Si notas que la planta está infectada debes eliminar las hojas.

No olvides de retirar las malas hierbas para evitar que compitan por recursos y nutrientes.

 

Cosecha de la berenjena

La cosecha de berenjenas comienza de tres a seis meses después de la siembra, dependiendo del cultivo y las condiciones de crecimiento.

Las frutas se deben cosechar cuando estén bien desarrollados. Se puede identificar fácilmente su maduración ya que el fruto tendrá un color brillante y liso. También tendrá una textura suave al presionarla levemente.

La recolección se realiza con la ayuda de una tijera desinfectada, cortando a 2 centímetros por encima del fruto, manteniendo el pedúnculo.

Una vez pasado el tiempo adecuado para cosechar la fruta se volverá opaca y comenzará a arrugarse, ocasionando que sus semillas empiecen a endurecerse y oscurecerse. La fruta debe ser manejada con cuidado para que no sufran lesiones que pueden acelerar su deterioro.

Es conveniente consumirlas inmediatamente, aunque puede almacenarse en la nevera por hasta 14 días.

La berenjena normalmente es una planta anual, sin embargo, es una planta perenne de vida corta en regiones con climas cálidos y puede producir durante algunos años, aunque la producción es mayor el primer año.

 

Variedades de berenjena

Esta planta generalmente se divide en tres variedades, mismas que se nombran de acuerdo a su forma: globosa, larga y esférica. Cada una de estas, a su vez, se clasifica en diversos grupos. De esta manera tenemos:

Variedades Globosas

Se caracteriza por poseer una piel brillante de color morado oscuro. En su interior se puede observar una pulpa verde. El peso aproximado de esta variedad es de 250 a 290 gramos. Algunas de las variedades más comunes que podemos ver dentro de las globosas destacan la Monstruosa de Nueva York, la Redonda de Valence, la Ronver y la berenjena de Almagro.

Variedades Alargadas

Estas variedades son alargadas y cilíndricas. También presenta una piel brillante de color morado oscuro y una pulpa de color verde, pero su peso es de 160 a 200 gramos. Algunas de las más comunes que conforman este grupo son la Larga Negra, la Larga de Barbetane, la Larga Morada, la Viserba, la Caminal, la Millonaria, la Eras y la Giniac.

Variedades Esféricas

Un fruto redondo de color morado oscuro, brillante y uniforme. Pesa entre 230 a 260 gramos. Las más comunes de ver en esta variedad son la Bonica, Mission Bell, Baren, Black Bell, Belleza Negra, Blacknite, Royal Knight y Midnite.

Jaspeada

También se puede mencionar a la variedad conocida como Jaspeada. Se caracteriza por tener una piel bicolor y una pulpa pálida. Su peso medio es de 200 gramos. Algunas de las variedades más conocidas son la Toga, Jaspeada de Gandía y Blanca de Mallorca.

 

Resumen

  1. Ubicación

    Debe ubicarse en un lugar que presente una adecuada exposición solar con unas 6 a 8 horas al día de sol.

  2. Terreno

    Debe ser trabajado previamente para que tenga una adecuada aireación y drenaje. El pH de 6 a 7 es lo recomendado.

  3. ¿Cómo se abona?

    Se abona con una abundante cantidad de materia orgánica y humus de lombriz.

  4. ¿Cómo se riega?

    Si puedes instalar un riego por goteo sería lo ideal ya que requiere mucha agua, pero no en exceso. El riego en verano debe ser diario.

  5. ¿Espaciado?

    La planta requiere de mucho espacio. Se entierra las semillas con una separación de 50 a 70 cm.

  6. ¿Plagas y enfermedades? 

    Escarabajo de la patata, mosca blanca, araña roja, trips, mildiu y oídio.

  7. Cosecha

    Se realiza a los 90 a 120 días después de la siembra.

 

¿Te gusta este post? Pega, Comparte y Comenta 🙂

 

Te dejamos paso a paso lo que tenes que tener en cuenta para realizar tu huerta

Clic aca

Mostrar Más

Gonzalo de Abreu

Hola, soy Gonzalo , me gusta compartir información sobre Huerta, compostaje y reciclaje, e incentivar a otras personas a adentrarse en este mundo. Si te gusto la web, me ayudas muchísimo compartiéndola!

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior