ConsejosLa HuertaPlagas

Qué es y como hacer Jabón Potásico casero de forma fácil

Te invito a seguirnos en Instagram y Facebook para ver mas contenido!

El jabón potásico (también conocido como jabón potasa o jabón de potasio) se utiliza como insecticida y acaricida orgánico contra plagas, ya que su acción jabonosa ataca las membranas celulares de los tejidos externos de los insectos, afectando su permeabilidad externa e influyendo en su ciclo de vida.

También es un gran agente limpiador, el cual podemos utilizar, al diluirlo en agua, para la limpieza de las plantas. Es de nula toxicidad, por lo que no contamina ni genera problemas a personas y animales.

Veamos un poco mas sobre este poderoso aliado en nuestra huerta!

Qué es el JABÓN POTÁSICO

El jabón potásico es, como su nombre lo indica, un producto elaborado a base de potasio. Mucha gente cree que todos los jabones son buenos contra las plagas, pero el jabón que usamos para lavar las manos o los platos suele ser a base de sodio, y resulta mucho menos eficaz. Por eso, es mejor tener uno especial para jardinería.

También contiene agua y algún tipo de aceite (de oliva o de girasol).

IMPORTANTE: Utilizar jabón potásico no ataca a insectos benéficos, como las abejas, mariposas, etc.

 

 

✔️ ¿Cómo funciona y para qué lo usamos?

Su modo de acción se basa en el ataque a la cutícula de los insectos y a sus paredes celulares causando desecamiento; a la vez, bloquea los estigmas e impide el intercambio de oxígeno provocando asfixia. También sirve para  tratar ciertos hongos, como la fumagina, al prevenir la difusión de oxígeno.

Debido a su modo de acción, el jabón potásico es recomendado, principalmente, para combatir pulgones, cochinillas, arañuela roja, trips, mosca blanca, entre otros.

También es un compuesto muy interesante para lavar superficies manchadas, como las hojas de una planta cuando hay producción de melaza y azúcares por la presencia de insectos chupadores.

Al tratarse de un producto biodegradable se descompone rápidamente por efecto de la luz solar y, en el suelo, por bacterias. En el medio ambiente, tiene una vida promedio menor a  24 horas; de manera que no deja residuos en la planta a consumir, como tampoco en el suelo. Por este motivo, el jabón potásico no presenta período de carencia, y puede ser aplicado hasta el día de la cosecha. A su vez, en el proceso de descomposición, libera nutrientes, como el potasio, que son aprovechables por las plantas como abono.

Para que usamos el Jabon Potasico. Insecticida Natural

✔️ ¿Cuándo y cómo se utiliza?

Se aconseja aplicar el jabón potásico al amanecer o atardecer. Además, debemos tener en cuenta que no haya demasiado sol porque, al rociar la planta, podría quemar las hojas.

Tampoco es conveniente aplicarlo en un día lluvioso o con viento, ya que la lluvia lavará la aplicación, o el viento la secará, y el esfuerzo no habrá valido la pena.

El jabón potásico actúa por contacto directo. En cuanto rociamos al insecto, o cuando se pose sobre la aplicación, sus minutos están contados. Por esto mismo, resulta fundamental aplicar el producto a lo largo de toda la planta, especialmente en el envés de las hojas ya que suelen ser las zonas principales de acceso de la mayoría de las plagas.

 

✔️ ¿Cómo hacer jabón potásico casero?

Para preparar jabón potásico casero necesitaremos tres ingredientes.

  • 130 gr de aceite
  • 30 gr de hidróxido de potasio
  • 30 gr de agua.

El hidróxido de potasio es fácil de comprar en tiendas especializadas. Si estas en Argentina se puede adquirir por mercado libre, si estas en España en Amazon. Para manejar el potasio, lo mejor es utilizar guantes y lentes de protección.

  1. Colocarse las protecciones (lentes y guantes).
  2. Mezclar el hidróxido de potasio con el agua y ve revolviendo suavemente, verás que aumenta la temperatura mientras se va mezclando.
  3. En otro bol o recipiente verter el aceite vegetal que hayas elegido y calentarlo al baño maría en una olla. Dejalo calentar unos pocos minutos y luego retiralo del fuego.
  4. Cuando estén las dos cosas a temperatura ambiente, mézclalas juntas en uno de los recipientes.
  5. Verás que va adquiriendo un color oscuro. Cuando esté más uniforme batilo con una batidora entre 2 y 3 minutos.
  6. Deja que la mezcla batida repose por unos 10 minutos y vuelve a batir por otros 3 minutos, repítelo tantas veces como te haga falta hasta que consigas la textura que prefieres.
  7. Puedes guardarlo en el recipiente que has usado para hacer la última mezcla si tiene tapa o bien, guardarlo en una botella de plástico o vidrio.

De todos modos, ten en cuenta que para usarlo más adelante en tus plantas, tendrás que mezclarlo con agua para diluirlo.

 

 

DOSIS: La dosis correcta dependerá de varios factores, principalmente el tipo de planta y la gravedad de la plaga. En términos generales, lo recomendable es diluir una cantidad de jabón potásico en proporción de 1 o 2%, o lo que es lo mismo, unos 10 o 20 ml de jabón por litro de agua. El sistema de aplicación será mediante pulverización, asegurándose de cubrir tanto el haz, cómo el envés. El tratamiento funcionará de forma inmediata, pero en ocasiones se debe repetir la aplicación.

Para casos graves, se recomienda aplicar jabón potásico cada 5/7 días, durante un mes o hasta que veamos que la plaga haya desaparecido y luego se puede continuar cada 15 días de 2 a 3 meses.

También se puede utilizar de modo preventivo cada 20/30 días.

Algunas plantas, como las cucurbitáceas o los tulipanes, son sensibles al tratamiento repetitivo con aplicaciones bajo intensa exposición solar y altas temperaturas (superiores a 32ºC), y pueden presentar quemaduras. Por esta razón, se recomienda el testeo del producto sobre una pequeña porción de la planta, a fin de comprobar la sensibilidad de esta.

 

Quizás te interese leer: Plagas y enfermedades en el huerto 【10 soluciones】

 


👉 Resumiendo: JABÓN POTÁSICO

  • CONTROLA Y DISMINUYE PLAGAS de insectos de cutícula blanda como pulgón, mosca blanca, trips, cochinilla y araña roja, sin dañar la planta
  • NO CREA RESISTENCIAS ya que actúa por contacto. Reblandece la cutícula protectora de los parásitos, provocando su asfixia: No daña a otros insectos beneficiosos (como las abejas o sus propios predadores naturales, útiles también para controlar la plaga). No actúa por vía de ingestión como los insecticidas químicos, lo que impide que los insectos desarrollen sus propios sistemas de defensa.
  • NO ES SISTÉMICO (no entra en la planta) y se degrada rápidamente, por lo que no requiere plazo de seguridad.
  • FUENTE DE POTASIO Cuando regamos o llueve, se descompone, generando carbonato de potasa, que actúa como abono y corrige las deficiencias potásicas de la planta, ayudando a su crecimiento y aportando resistencia a las raíces frente a las enfermedades, sequías o fríos intensos
  • EFECTO LIMPIADOR sobre las hojas: lava los residuos de melaza generados por los insectos, evitando la aparición de la negrilla.
  • ES BIOLÓGICO Y NO TÓXICO Es ecológico, apto para todo tipo de cultivos (frutales, cítricos, hortícolas) y plantas, tanto de exterior como de interior, e inofensivo para personas y otros animales
  • Está aceptado en AGRICULTURA ECOLÓGICA, por lo que puede aplicarse en este tipo de cultivos sin perder la certificación.

Si no tenes tiempo para realizarlo podes comprarlo hecho en cualquier vivero o en mercado libre (Argentina) o Amazon (España).

La mayoría viene de forma concentrada listo para diluir, incluso incorporan algunas marcas aceite de neem y canela para una mayor efectividad.

Vos utilizas Jabón Potásico en la huerta?

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 2 Promedio: 5]

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior