Cuándo y cómo sembrar zanahorias con éxito

Es uno de los cultivos que, sí o sí, hay que tener en la huerta. Sembrar zanahorias es una práctica más que común por múltiples motivos. Por un lado, porque es un cultivo que se da durante todo el año. Por otro, porque su demanda de mantenimiento y necesidades es prácticamente mínima.

A pesar de esta aparente sencillez, lo cierto es que son muchos los amantes del huerto que se frustran con el cultivo de esta hortaliza. Ya sea porque las semillas no acaban de germinar o porque el tamaño que alcanzan los frutos no es el esperado, muchas veces eliminamos esta hortaliza de nuestros cultivos. Por eso y para evitar este abandono, queremos dedicar algo de tiempo a cuándo y cómo sembrar zanahorias correctamente.

Evitar la sensación de fracaso que acabamos de comentar pasa, irremediablemente, por saber cómo sembrar zanahorias. Una tarea que no entraña ni mucha dificultad ni mucho tiempo, pero sí implica conocer determinadas pautas. Unas directrices que marcan la diferencia entre lograr las zanahorias que esperamos y llevarnos el disgusto cuando las saquemos de la tierra. Y seamos francos: no hay huerto sin zanahorias.

Algo que no es cuestión de capricho sino, fundamentalmente, de la increíble riqueza de nutrientes de este cultivo y su versatilidad en la cocina.

Por estos motivos, veamos en detalle cómo sembrar zanahorias para no dejarlas en el olvido.

CLAVES PARA SEMBRAR ZANAHORIAS CON ÉXITO

Solemos creer que todos sabemos cómo sembrar una planta correctamente. A priori, parece tan sencillo como hacer un pequeño agujero en la tierra e introducir una semilla. Y, realmente, esta tarea es así de simple pero tiene muchos «peros» que hay que contemplar para que tenga éxito.

No podemos perder de vista que la siembra es el momento más delicado de cualquier planta. De hacerla correctamente y cubriendo sus necesidades depende que la planta, ya sean plantas de huerto o de cualquier otro tipo, prospere.

En lo que se refiere a sembrar zanahorias, este momento es todavía más importante. Una razón de peso para descubrir qué tenemos que preparar y controlar durante las primeras semanas de la planta. Veamos a qué nos referimos paso a paso

 

1. Preparar la tierra, el punto de partida fundamental para sembrar zanahorias

Como decíamos, sembrar zanahorias no es en sí mismo complicado. Sin embargo, sí conlleva un trabajo previo que es decisivo. La zanahoria es una hortaliza que demanda un suelo moderadamente ácido, con un pH en torno al 6. Pero no es su única exigencia en lo que respecta al sustrato. Hablamos de una hortaliza exigente en lo que respecta a los nutrientes del suelo en el que crece.

Por ser un cultivo de raíz, demanda una buena dosis de fosfato y potasio en el terreno en el que crece. Por eso, lo ideal es que le demos un sustrato rico en materia orgánica o humus de lombriz para crecer con todo lo que necesita.

Esta alta exigencia de nutrientes hace que sea imprescindible que nuestras semillas de zanahoria crezcan en un espacio sin competidores. Y más que referirnos a otros cultivos, nos referimos a las plantas adventicias. Erradicar las malas hierbas es un trabajo fundamental que tendremos que hacer antes de sembrar zanahorias pero, también, a medida que crezcan.

No solo competirán con estas hortalizas en lo que respecta a nutrientes. También lo harán en lo que se refiere al agua: la auténtica y única necesidad del cultivo de zanahorias.

Consideraciones para sembrar zanahoria en suelo

Dónde hayamos decidido sembrar zanahorias también es decisivo. Y, aunque pueda parecer que lo mismo es hacerlo en un sitio que en otro, nada más lejos de la realidad.

Para sembrar zanahorias debe hacerse en uno hondo ya que necesitan crecer en profundidad. Esto nos obliga a revisar convenientemente que en la zona de cultivo no haya piedras que puedan frenar su desarrollo. Pero no solo eso. Además, tendremos que proveerle de un sustrato ligero en el que poder crecer.

La zanahoria es una hortaliza poco recomendable para suelos arcillosos. Al ser más pesados, no consigue el crecimiento deseado ni en envergadura ni en forma.

Por eso, antes de sembrar zanahoria, es conveniente trabajar el espacio de plantación. Ayudándonos de una azada, lo ideal es que rompamos cualquier dureza del terreno. Una profilaxis necesaria sobre todo después del invierno, ya que esta estación tiende a apelmazar el sustrato.

sembrar-zanahorias

2. Elegir el mejor momento para sembrar zanahorias

El secreto para la siembra con éxito de la zanahoria está en elegir adecuadamente su fecha de siembra ya que cultivarla en épocas no apropiadas nos ubicaría su cultivo en condiciones adversas que en los casos más extremos darían como resultado la no nacencia de la semilla.

Partiendo de que las semillas pueden germinar a partir de los 5ºC podemos forzar su periodo de siembra apoyándonos en pequeños invernaderos caseros de plástico con lo que podemos ampliar notablemente las épocas de cultivo.

La época ideal para sembrar zanahorias es a finales de verano, principios de Otoño. Si vivimos en un clima templado, también podemos comenzar con la siembra al final del invierno. No hay que perder de vista que las semillas de zanahoria necesitan al menos cinco grados para poder germinar correctamente. Por eso no es aconsejable hacerlo en otoño, ni lo es hacerlo en los albores de la primavera. Una helada nocturna puede arruinar la germinación.

 

3. Acondicionar las semillas antes de sembrar

Las semillas de zanahoria sorprenden por ser increíblemente pequeñas. Algo que es, en sí mismo, una ventaja y un inconveniente. Por un lado, penetran con facilidad en la tierra por lo que es más fácil que germinen. Por otro, están expuestas a ser arrastradas del lugar de cultivo por el menor viento que pueda producirse.

Para valernos de la ventaja que supone sembrar zanahorias hemos de vencer el inconveniente. ¿Cómo hacerlo? Poniendo a remojo las semillas antes de sembrarlas. Lo ideal es tenerlas al menos dos horas en agua. Si vivimos en un clima seco, podemos alargar esta tarea hasta las 24 horas previas a la siembra. Tampoco está de más que, al humedecerlas, las mezclemos con arena. De esta manera, al sembrar, tendrán mayor peso y más probabilidades de germinar.

 

4. Siembra por voleo, la mejor manera de sembrar zanahorias

Si hemos seguido todos los pasos anteriores, estamos preparados para sembrar zanahorias. Algo que no debe hacerse como otras plantas, sino que es mucho mejor por voleo.

Esta técnica de siembra consiste en lanzar sobre el terreno de cultivo las semillas procurando que queden lo mejor distribuidas que sea posible. Una vez repartidas sobre la superficie de cultivo, lo ideal es cubrirlas con una capa ligera de cinco milímetros de sustrato para semilleros y realizar un riego ligero.

Dado que hablamos de una siembra por voleo, tendremos que estar pendientes de la evolución de las semillas. La razón es sencilla. La zanahoria demanda un espacio entre plantas de entre 10 y 15 centímetros. Algo que no podemos garantizar sembrando mediante este método, sino que implica una corrección a posteriori.

Cuando las nuevas plántulas tengan un par de hojas, es momento de aclarar. O, lo que es lo mismo, de eliminar las incipientes nuevas zanahorias para respetar esa medida.

¿Qué sucede si no lo hacemos? Tan solo que tendremos zanahorias de menor tamaño. Algo que, no nos engañemos, tampoco es ninguna tontería. No hay nada más delicioso que una zanahoria tierna y sabrosa.

zanahoria

5. Crear un escudo natural para repeler las plagas

El mayor enemigo que tiene esta hortaliza es la mosca de la zanahoria. Un insecto diminuto que, según cuándo aparezca en nuestro huerto, puede tener distintos efectos sobre nuestras plantas. Si lo hace en estado inicial, nuestra siembra no se desarrollará. Si lo hace cuando el cultivo esté avanzado, puede arruinar la cosecha.

Para evitarla, la mejor solución es simultanear sembrar zanahorias con sembrar ajos en los alrededores de nuestro cultivo. Un repelente natural que, situado a medio metro de nuestras plantas de zanahoria, mantendrá a esta plaga a raya. También sirve para esto las cebollas y los puerros

zanahoria

RESUMEN

  • Mantener la humedad en el suelo, evitar el exceso de agua.
  • Aclarear para evitar plagas y enfermedades.
  • Retirar las hojas viejas y amarillas de las plantas.
  • Aflojar un poco el suelo si se forma una costra, tener cuidado de no lastimar las plantas.
  • Resiste temperaturas de hasta -5°C, cubrir nuestras plantas con plastico si la temperatura es bajo cero.
  • Las zanahorias pueden asociarse con lechuga, col, chícharo, cebolla, poro y jitomate.
  • Evitar la siembra de zanahoria donde hubo plantas de la familia Apiaceae (eneldo, apio, cilantro, hinojo, perejil, etc) así se evitarán plagas y enfermedades.

Y ahora que sabes cómo sembrar zanahorias correctamente, no te lo pienses. ¡Inclúyelas entre tus cultivos! Disfrutarás de una hortaliza deliciosa y sanísima que, además, demanda poco.

¿Qué más se puede pedir?

 

¿Te gusta este post? Pega, Comparte y Comenta 🙂

 

Te dejamos paso a paso lo que tenes que tener en cuenta para realizar tu huerta

Clic aca

Mostrar Más

Gonzalo de Abreu

Hola, soy Gonzalo , me gusta compartir información sobre Huerta, compostaje y reciclaje, e incentivar a otras personas a adentrarse en este mundo. Si te gusto la web, me ayudas muchísimo compartiéndola!

Artículos Relacionados

2 Comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior